Recomendados
Domingo 1 de enero de 2012

Recomendados de enero

Antes de comenzar con la sección de Recomendados, me gustaría destinar unas líneas para agradecer los mensajes que he recibido con motivo de las fiestas de fin de año. Son muchos, lo cual, por un lado, me llena de alegría, aunque, por el otro, me provoca ansiedad al verme tan limitada para contestarlos uno por uno. Los leo a todos, de eso no tengan duda, y me he emocionado por el cariño que comunican. GRACIAS, y mis mejores deseos para este 2012, sobre todo, salud de cuerpo y alma.


Me he demorado un poco en escribir los Recomendados de enero (¡justo los de enero, cuando hay tiempo para leer en las vacaciones!) porque, una vez pasadas las fiestas, me puse a trabajar en las correcciones de galeras para la edición de Caballo de Fuego-París que se publicará en España a mediados de febrero. Así que, aprovecho también esta sección para anunciarles a mis queridas lectoras y lectores españoles que Matilde y Eliah llegarán pronto a las librerías de vuestro país. Estoy muy contenta con esta noticia y me alegra compartirla con ustedes.

Yendo a lo nuestro, en este comienzo de año, me gustaría sorprenderlos recomendándoles a un escritor argentino, el más conocido: Jorge Luis Borges. En una ocasión, yo había estado leyendo de Borges El idioma de los argentinos y, como me había resultado un poco pesado y complicado, se lo comenté a mi querido profesor Félix della Paolera, gran amigo de Borges. Él se quitó la pipa de la boca, me destinó una de sus sonrisas socarronas y me dijo que, para entrar en el mundo de la literatura de Borges, había que empezar por su libro El informe de Brodie. Después descubrí que se componía de once cuentos. Los disfruté a todos, pero el que más me gustó fue el último, justamente, “El informe de Brodie”. Sin duda, una genialidad, porque, como aseguraba della Paolera: “Borges no era talentoso, sino genial”.

El año pasado, mi amiga Gelly Caballero, gran conocedora y admiradora de Borges (quienes lo conocen en profundidad, no pueden más que admirarlo), me recomendó que leyese su cuento “El soborno”, que forma parte de El libro de arena. Al terminar de leerlo, pensé: “En verdad, era genial”.

Este cuento, “El soborno”, me hizo evocar uno de Henry James que leí hace más de diez años. Se titula “La lección del maestro”. Ahora que pienso, a este cuento también me lo recomendó mi profesor della Paolera. Además de ser atrapante, ágil e inteligente, me provocó lo mismo que El gran Gatsby: me planteó una duda que, hasta hoy, no he dilucidado, más allá de las especulaciones que pueda trazar. Por supuesto, no diré cuál es esa duda, ustedes la descubrirán, pero resulta evidente para mí que tanto James en “La lección del maestro”, como Scott Fitzgerald en El gran Gatsby, querían plantárnosla.

Si bien falta para el 1° de abril, día en que Caballo de Fuego–Gaza saldrá a la venta (mis lectoras me lo recuerdan a menudo), me gustaría sugerirles la lectura de un libro que me ayudó a conocer el problema entre Israel y Palestina al momento de sentarme a escribir la última parte de esta trilogía. En El conflicto palestino-israelí, el autor, Pedro Brieger, explica, de una manera pedagógica y accesible, desde los orígenes del conflicto hasta la actualidad. Lo que me gustó de este libro es que se limita a detallar los hechos de una manera imparcial y con estricto rigor histórico.

Siguiendo con la preparación para Gaza, si se les presenta la oportunidad de ver la película “El árbol de lima” (también conocida como “Los limoneros”), no lo duden: háganlo. Dirigida por Eran Riklis y protagonizada por Doron Tavorys, Hiam Abbass y Ali Suliman, retrata a la perfección lo que significa para los palestinos y los israelíes compartir una vecindad caracterizada por la desconfianza y la violencia. Disfruté de este film de principio a fin. Ahora que recuerdo, Eran Riklis también dirigió “La novia siria”, otro trabajo maravilloso, que nos muestra la realidad de una familia drusa, habitante de los Altos del Golán, un territorio que, desde 1967, después de la Guerra de los Seis Días, y hasta hoy, Israel y Siria se disputan.

Por último y teniendo en cuenta que estamos en enero con tiempo para leer y leer, les recomiendo una novela romántica, de esas que devorarán en un día: Sueño contigo, de Lisa Kleypas.

multimedia

Archivo