Recomendados
Jueves 23 de junio de 2011

De todo un poco, como en botica

Después de los meses de intenso trabajo por el lanzamiento de mi nuevo libro, Caballo de Fuego-París, retomo esta costumbre de escribir recomendaciones en mi página web.

Antes quisiera aprovechar este espacio para agradecer a los cientos de lectoras y lectores que me acompañaron en los distintos eventos que organizamos para festejar el nacimiento de mi nueva historia. No alcanzan las palabras para expresar mi gratitud por tanto cariño y fidelidad. Espero que Caballo de Fuego, escrita con pasión y amor de mi parte, sirva para devolverles algo de lo que ustedes me dan.

Yendo al tema que nos convoca, me gustaría recomendarles la lectura de un libro que me pareció excelente, El jardín olvidado, de la australiana Kate Morton. Es la historia de un secreto destinado a morir. Sin embargo, la autora va levantando cada velo que el tiempo dejó caer sobre el misterio y, de una manera virtuosa y paciente, nos revela lo que ocurrió ese día en que la vida de una niña cambió para siempre. Morton es una habilísima narradora, que se mueve en tres planos de tiempo y en varios espacios con gran soltura, sin confundir al lector, al contrario. Algo que me gustó de El jardín olvidado es que gran parte de la trama ocurre en Cornwall, la tierra de Roger Blackraven (El Cuarto Arcano). El jardín olvidado es de esos libros que se empiezan y no se sueltan hasta el final.

He leído hace poco una novela muy original, que me sorprendió: Contra el viento del norte, del austriaco Daniel Glattauer. Se trata de una sucesión de correos electrónicos que intercambian los dos protagonistas y, a través de los cuales, van conociendo sus vidas, quiénes las conforman, cuáles son sus miedos y sus anhelos. Desde el primer mensaje hasta el último, se construye una relación que nace de casualidad y que se vuelve intensa y apasionada. La historia es fuerte porque a cualquiera podría sucederle. ¿Quién no recibe e-mails de desconocidos? Aclaración: hay una segunda parte, Cada siete olas, que, entiendo, se publicará próximamente. Ya ven que no soy la única escritora cruel que deja al lector sumido en la intriga.  

Uno de mis programas favoritos es visitar las ferias de libros usados. En Buenos Aires, hay varias: la de Plaza Italia, la del Parque Centenario, la del Parque Rivadavia. También me encanta ir a las librerías que venden usados y saldos. De nuevo en Buenos Aires, la Avenida Corrientes agrupa a muchas de ellas.

Me paso horas en las mesas pobladas de ejemplares polvorientos y ajados con la ilusión de encontrar un tesoro. Siempre compro algo.

Esta introducción vale porque el libro que recomendaré a continuación está agotado y sólo podrán conseguirlo de este modo, en ferias y librerías de usados. Se llama Olivia y Jai, de Rebecca Ryman. Agradezco a mi lectora Érika Nacher, que me lo recomendó, y a mi amiga Gellyta Caballero, que lo sacó de su biblioteca y me lo regaló. Ellas, con su generosidad, me permitieron conocer esta historia fascinante ambientada en la ciudad de Calcuta, India, a mediados del siglo XIX, y de la cual nunca me olvidaré. Olivia y Jai ya están en mi corazón para siempre. La autora plantea una ágil e inteligente trama de odio y venganza en la que Jai se erige como el ejecutor. Olivia, una muchacha sensata y de ideas propias, queda atrapada en el fuego cruzado. Jai no quiere amarla, pero la atracción que Olivia ejerce en él resulta imposible de contrarrestar. ¡Busquen y rebusquen en las mesas de usados y si ven Olivia y Jai no duden en comprarlo!

Para ir terminando, me gustaría contarles acerca de una película. Su título es sencillo y corresponde al nombre del protagonista, Vitus, un niño prodigio, con un coeficiente intelectual muy por encima de la media y con un talento natural para el piano, cuyos padres planean convertirlo en una estrella a nivel mundial. Vitus, en cambio, aspira a tener una vida normal. Teo Gheorghiu, quien, en la vida real, es un eximio pianista pese a su corta edad, encarna a Vitus. Su actuación me pareció increíble. Otra actuación para destacar es la del abuelo de Vitus, a cargo del genial Bruno Ganz (La caída). Vitus está dirigida por Fredi Murer. Otro detalle: ¡cómo disfrute la música!

Aquí comparto el video con la publicidad. 


multimedia

Archivo