Recomendados
Miércoles 16 de marzo de 2011

Algunos de mis libros favoritos en lengua castellana

Tiempo atrás recomendé a varios escritores de otras lenguas. Ahora les toca el turno a los que escriben en castellano.

De las novelas con un claro sesgo romántico e histórico, me encantan las de Cristina Bajo. A la magnífica saga de la familia Osorio, hay que sumar obras de la talla de El Jardín de los venenos y Tú, que te escondes.

Disfruté especialmente En tiempos de Laura Osorio. El primo hermano de Laura, Fernando “Payo” Osorio, es uno de mis personajes favoritos de la literatura, inspirador de la figura de Artemio Furia. Para mí, el Payo se encuentra a la altura de Rhett Butler (Lo que el viento se llevó) y de Alexander Belov (El Jinete de Bronce).

Otra excelente escritora de novelas románticas es Gloria V. Casañas, que obtuvo su consagración el año pasado (2010) al publicar La maestra de la laguna, una historia que me atrapó hasta la última página y que relata las peripecias de una maestra norteamericana durante la presidencia de Domingo Faustino Sarmiento. Es fácil descubrir la concienzuda investigación histórica que Gloria llevó a cabo. La parte en la cual describe la peste que asoló Buenos Aires durante 1871 no tiene desperdicio.

Su novela En alas de la seducción pone de manifiesto el profundo conocimiento de Gloria en materia de nuestros pueblos originarios.

Hace poco descubrí a una escritora colombiana, Ángela Becerra. Leí su novela Lo que le falta al tiempo. ¡Es una tragedia griega! Apasionada, original, sorprendente. Me mantuvo en vilo durante varios días y, al terminarla, me quedé de cama, haciendo duelo. No podía dejar de pensar en los personajes. Mi amiga Adri Brest está leyendo de Ángela Becerra Ella, que todo lo tuvo, y asegura que es muy fuerte y conmovedora.  

Una escritora argentina a la cual respeto y admiro por lo inteligente de sus tramas y los excelentes perfiles psicológicos de sus personajes es Soledad Pereyra. Leí sus dos libros publicados, He aquí un secreto-Apuesta perdida y He aquí un secreto-La orden guardiana. ¡Los disfruté muchísimo!

Leí otra de sus novelas, aún no publicada, que me confirmaron que es una genial novelista. ¡Editores! ¿Qué esperan para pedirle a Sol el manuscrito de Desmesura?

Sigo pensando en novelas escritas en castellano que me hayan conmovido y me viene a la mente La pasión turca, de Antonio Gala. Es una novela que, por su intensidad y dramatismo, pongo al nivel de El museo de la inocencia, de Pamuk.

Para terminar, aunque me quedan en el tintero muchas novelas en castellano que iré compartiendo con ustedes poco a poco, les recomendaré la lectura de un policial que leí hace apenas dos semanas. Se llama Los vecinos mueren en las novelas, de Sergio Aguirre. A mí me encantan los policiales clásicos, al mejor estilo Agatha Christie, y este libro tiene todos los ingredientes y más. El final me dejó de una pieza, me sorprendió, y, al igual que con El gran Gatsby, me quedé con una duda existencial. A ver si es la misma que la novela les plantea a ustedes.  

multimedia

Archivo